Desarrollo Positivo Logo

 
twitter-30facebook-30googleplus-30linkedin-30
info@desarrollopositivo.es
639 12 24 50
 
 
 

OPINIÓN

juan-jesus-perez-romeroHola a todos, soy Juanje Perez, orientador, coach de adolescentes y coach deportivo de base. En esta sección voy a dejar mi breve opinión sobre sucesos, artículos, temas de interés o lo que se tercie, que tenga algo que aportar al desarrollo sano y feliz de nuestros niños y adolescentes. 

 


 

concentracion-niños

Vuelta a las competiciones. Tras casi un mes de parón en partidos de base, esta semana volvimos a la carga. Y lo hicimos con energía, con las pilas cargadas y las ganas que da la impaciencia. Pero también con la falta de concentración típica de la vuelta de unas vacaciones. Si nos cuesta a los adultos ¡imaginaros a los niños!

Con la cabeza en las Navidades, las fiestas, los Reyes y otras mil distracciones, hemos pasado una semana más preocupados porque “vuelvan” y retomen las rutinas y hábitos que de avanzar en otros aspectos deportivos.

La capacidad de concentración empieza a ser una habilidad en peligro de extinción en un mundo super-estimulado. Los cerebros de nuestros peques no descansan ni un minuto al día. Los niños no saben desconectar. ¡Ni aburrirse! No son capaces de enfocar la atención en nada y mucho menos de concentrarse.

Después los padres nos quejamos de que no nos escuchan, no nos hacen caso, no estudian,… Pero realmente es que no les hemos preparado para eso. No somos lo que se dice un ejemplo para ellos. ¿Quién no cambia de canal cuando llegan anuncios? ¿Quién aprovecha un atasco para charlar con los hijos? ¿Quién se levanta 5 minutos antes para no tener que correr para llegar al cole? ¿Quién enseña tranquilidad a sus hijos?

Ayer estuve en unos 8 partidos de base, entre fútbol sala y baloncesto, y en todos ellos ni un solo padre/madre se quedó con el/la hijo/a al acabar, sentados tranquilamente hablando del partido o de lo que sea. O simplemente dejando que el niño asimile la experiencia y vuelva a conectarse con el mundo.

Vamos acelerados por la vida. Y nuestr@s hij@s van a pagar nuestras multas.